supera-el-miedo-a-emprender

“Ser independiente es cosa de una pequeña minoría, es el privilegio de los fuertes”

Friedrich Nietzsche.

 

Superar el miedo a emprender no es una asignatura que se de en las universidades, sobre todo porque vivimos en un tipo de sociedad en el que parece que tener miedos está tan mal visto que somos capaces de inventar decenas de excusas que inmediatamente convertimos en razones para no emprender y nos quedamos en la zona de confort anchos y estirados. Pero con el mar sabor de boca que deja, el saber que no estamos siendo felices ¿Hasta cuándo vas a posponer lo que deseas hacer, para ser feliz y sentirte exitoso?

Muchas personas anteponen a la posibilidad del éxito de su emprendimiento un sonoro fracaso, lo describen tan bien en su mente que su alma se lo compra y antes de empezar ya han perdido la partida. Y no se trata de hacer como el cuento de la lechera –por todos conocido— es cuestión de que si la pasión te embarga, máxime si vas a hacer el mismo tipo de trabajo que ya haces en el lugar donde te encuentras actualmente. Si tienes unos conocimientos y un prestigio que te avala: Adelante sé feliz y emprende. Cuantas veces nos decimos: –Con tal de ser feliz haría cualquier cosa—. ¡Pues manos a la obra!

También podemos encontrarnos con emprendedores en potencia que su temor principal es a lo que dirán los demás, los que le rodean, incluso la familia más cercana, del tipo: —Si tienes un buen trabajo, si te pagan todos los meses, si ya llevas varios años, ¿Y si sale mal qué harás? ¿Serás capaz de hacerlo? ¿Ya tendrás suerte? –esta es la mejor—. Y mil frasecillas-preguntillas más del mismo pelaje. No dándose cuenta de que posiblemente con su cariño hacia nosotros estén matando nuestras ansias de aventura, de ser felices y tener el estilo de vida que deseamos realmente. Amén de que quien nos instiga a buen seguro no haya emprendido nunca, con lo cual no sabe. Lo haya hecho y que le haya ido mal: ¿Qué le vamos a hacer? O le haya ido bien y no quiera que a ti te vaya igual de bien ¿Quién sabe? No escuches demasiado y sigue a tu insinto.

 

“El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu. Si lo intentas a menudo estarás solo, y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo”

Friedrich Nietzsche

 

Partamos de la base que los conocimientos y habilidades los tenemos y aparece el temor en forma de pregunta: ¿Cómo se monta/crea una empresa/negocio? Fácil, poniéndose a ello, eso sí con mucha paciencia, perseverancia y entusiasmo. Es cierto que existen trámites algo complejos, tal vez demasiada burocracia y no todo el mundo e instituciones colaboran. La cuestión o lo que yo me preguntaría sería: Vaya birria y tristeza de negocio pensabas montar que ni siquiera empiezas con el papeleo. La experiencia y Nietzsche nos dicen que cuando sabes lo que quieres el cómo y los caminos aparecen. Nadie nace enseñado y hay excelentes profesionales que nos ayudarán a crear el negocio que queremos, incluido el plan de negocio si no te atreves con él. ¡Por favor encuéntralos y empieza!

emprender-javier-clavero

Pensar en clientes que adquieran tus servicios y te paguen por ello y que a ti ese dinero sea parte de tu salario y parte para pagar los gastos del negocio, es cierto que genera una gran ansiedad y agobio –que no es cuestión de minimizar ciertas realidades— el no saber si será suficiente o no, o ni siquiera llegará, las facturas también hay que pagarlas sí o sí, y normalmente todos tenemos la costumbre de comer y vestirnos ¿Verdad? ¿Qué crees que en este momento tu empresa te paga por tu cara bonita o porque sí? A buen seguro les dejas un montante suficiente para ello. Y si te ves capaz de hacer lo mismo por y para ti: Adelante. Te aseguro que se convive perfectamente con esa sensación y cuando va muy bien es una emoción de alto voltaje… Y sí, también pueden haber épocas flojas pero ¿Qué crees que no te pueden despedir, cerrar la empresa o tocarte las narices para que te vayas? ¡En fin piénsalo detenidamente!

Y sobre el miedo a la soledad de emprender, de la carrera de fondo en solitario que supone, te animo a que para este apasionante capítulo de tu vida busques a un mentor, es mucho más que un profesor, un entrenador, es alguien que con sus conocimientos, experiencias y habilidades, las va a poner a tu servicio, te va a apoyar, te va a entender, te va a acompañar… Va a sacar lo mejor de ti y te va a motivar cuando aparezcan las dudas, y lo más importante no va a hacer el trabajo por ti, te va a empujar a que lo hagas tú. Será para ti como un ángel protector que hará que tú pongas tu negocio en marcha, lo desarrolles y sea el éxito que tú sabes será, porque vas a poner toda la pasión necesaria en ello: Acciones Resolutivas y Acción Organizada.

A veces no hay que buscar muy lejos, puedes tener un mentor más cerca de ti de lo que piensas, un familiar, tu pareja –y obviamente los muchos profesionales que existen— podrían ser el mentor ideal, si cuentan con las capacidades. Pregúntaselo y empezar juntos la aventura de Emprender.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar